martes, 10 de julio de 2012

¿Cómo enseñar al niño a señalar?


Situarnos frente al niño y a su altura y dar a elegir al niño entre dos objetos situados uno en cada una de nuestras manos elevadas en el aire, por ejemplo, dos piezas distintas (una pieza del puzzle y una de lego) cuando está haciendo un puzzle  para que escoja la correcta.





En el momento en que el niño haga extensión del brazo para coger la pieza que desea, tenemos que bajar (usando la mano en la que tenemos el objeto que no quiso) todos los dedos de su mano menos el índice elevándole este dedo índice de tal manera que el niño señale el objeto que desea obtener. Este proceso debe ser rápido, debe durar a penas un par de segundos. Además, al principio, para facilitar el proceso, después de ayudarle a extender el dedo índice debemos acercar el objeto que desea hasta su dedo índice para que lo toque. Posteriormente iremos eliminando progresivamente la ayuda física hasta que sea el niño el que toque con su dedo índice aquello que desea.

Es fundamental que cada vez que el niño señale algo le digamos el nombre de aquello que señala, a parte de darle el objeto que nos solicita.

También es muy importante variar la mano en la que colocamos el objeto que el niño desea para asegurarnos de que está haciendo una elección estudiada y premeditada y no simplemente un movimiento mecánico.

Una vez que el niño sea capaz de elegir entre dos objetos que le mostramos en nuestras manos, el siguiente paso es provocar una elección de algo que desea y que está colocado a distancia.

Cada vez que el niño nos tome de la mano y tire de nosotros para conseguir algo que desea (instrumentalización del adulto) debemos instarle, usando el método arriba indicado, a señalar lo que quiere obtener para que así sea capaz de comunicar sus necesidades y deseos. Además, debemos de ayudarle a ejercitar el acto comunicativo de señalar siempre que sea posible en las distintas situaciones de la vida cotidiana para que el niño sea capaz de generalizar las habilidades aprendidas.


Finalmente, es muy importante dar refuerzos positivos al niño cada vez que haga algo bien para alabar su actuación y favorecer así su repetición y la adquisición de la habilidad comunicativa.Podemos decir:¡Bien!, ¡Qúe bien señalas!...


Fuente: La BiblioTEA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada