martes, 12 de junio de 2012

Tentaciones para la comunicación


Esta adaptación del artículo de Wetherby & Prizant de 1989 la hemos realizado para podernos ajustar más a las personas con las que trabajamos. A continuación se enumeran ejemplos de actividades que pueden servir de palanca para la comunicación. No debemos tomarlas como tareas de aprendizaje, sino como “ofrecimientos”, son formas de “darle cuerda” a la comunicación. La acción debe continuarse a la mínima respuesta que dé el niño (es decir, recompensaremos inmediatamente sus intentos comunicativos).

Recomendaciones
:


Eliminar cualquier elemento que pueda distraer (música, otros juguetes, televisión). 

Ponernos a su altura y dónde pueda seguir con claridad lo que pasa en el entorno (sentarnos en el suelo, en la mesa dónde esté acostumbrado , etc.) y... 



  • Come un alimento que le atraiga delante suya pero sin ofrecerle. Una vez que dé muestras de que lo quiere o bien lo pida, dale un trozo pequeño y vuelve a repetir la acción para que lo siga pidiendo.
  • Activa un juguete de cuerda durante unos segundos, deja que se pare, aprovecha cualquier reacción sobre el juguete y vuelve a darle cuerda.
  • Dale cuatro piezas para meter en una caja, de una en una o utiliza alguna otra acción que pueda repetir (como poner un bloque encima de otro, o sacarlos de una caja) y después, da inmediatamente una miniatura de un animal o cualquier objeto con el que no se pueda realizar el juego. Espera su reacción y comenta lo que ha pasado de forma exagerada.

  • Inicia un juego de interacción (caballito, cosquillas...) después de un rato congela la acción a la mitad y espera algún indicador para que el juego continúe (como la continuación del movimiento) e inícialo de nuevo.
  • Abre un recipiente de pompas, sopla, ciérralo fuerte y entrégaselo o bien sujétalo delante de él o ella, para incitarle a que pida una nueva repetición.

  • Infla un globo y suéltalo para que salga volando. Pon el globo desinflado en su mano o déjalo en tu boca y espera alguna acción suya para repetirlo.
  • Pon un juguete o comida que le guste en un lugar al que no tenga acceso pero que lo vea, un estante alto, un contenedor transparente (pero que no se pueda abrir con facilidad), etc. Háblale de él, señálaselo... y espera.
  • Lánzale una pelota varias veces hasta que enganche con el juego, a continuación da el “cambiazo” y lánzale otro objeto, como un muñeco de peluche. Aprovecha su sorpresa para establecer comunicación.
  • Pon a su alcance materiales para una actividad que le guste, pero que necesite de otros elementos para completarse: por ejemplo, un yogur sin la cuchara, un puzzle familiar al que le falte una pieza, cuando se dé cuenta comenta lo que falta y proporciónaselo.
  • Canta canciones que le gusten y le resulten familiares, para en mitad de la canción, espera una acción para continuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada